Bolas de fuego estelares

Se están descubriendo las llamadas “bolas de fuego” que al parece no son tan redondas como parecen ser a los atentos ojos de los científicos que llevan a cabo la gran investigación.

Un estudio muy reciente conducido por científicos de varios organismos internacionales han encontrado que las explosiones de las supernovas puede que no sean como nos las pintan los animadores de Hollywood o de la televisión.

Es muy probable que las explosiones no sean redondas. El año pasado, durante noviembre, se descubrió una supernova en la constelación de Leo. La galaxia que la alberga está a una distancia de sesenta y cinco millones de años luz, con lo que en realidad, la supernova explotó hace 65 millones de años, por el tiempo que un meteorito impactaba la tierra para acabar con la era de los dinosaurios.

Lo que descubrieron estos científicos es que la explosión de esta estrella se desarrollo en una forma no-esférica. Siempre que vemos una estrella, nos imaginamos una bola de billar refulgente, y estimamos que si explota la materia que la compone saldrá en todas direcciones siguiendo esa misma forma.

Lo que encontraron los científicos mediante una técnica llamada espectropolarimetría, que mide la cantidad de luz polarizada que emite un objeto, fue que la polarización de la luz de la supernova llevaba a la conclusión que la bola de fuego resultante en la explosión se desplaza asimétricamente por el espacio.

Lo que no pudieron determinar fue si esta asimetría resultaba de la misma explosión o de la interacción de ella con el medio estelar, que posiblemente tuviese materia que interfiere con la trayectoria natural de la explosión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *