Digital Interface Tattoo, el tatuaje electrónico que se pega a la piel

Una vez más unos ingenieros han desarrollado una plataforma nueva en un dispositivo que combina los componentes electrónicos para la detección, el diagnóstico médico, comunicaciones e interfaces que se realizan entre hombre-máquina, todo esto en un parche que se monta directamente sobre la piel con la facilidad, flexibilidad y comodidad de un tatuaje temporal.

Los parches son inicialmente montados en una fina lámina de plástico soluble en agua, después esta lámina se adhiere a la piel con agua, al igual que la aplicación de un tatuaje temporal.

“Creemos que esto podría ser un avance conceptual importante en la electrónica portátil, para lograr algo que es casi imperceptible para el usuario”, dijo el profesor de la Universidad de Illinois de Ingeniería Eléctrica e Informática Todd Coleman, quien co-dirigió el equipo multidisciplinario.

“La tecnología se puede conectar con el mundo físico y el ciberespacio en una manera muy natural que se siente muy cómodo.”

En el caso de las personas que tengan problemas al corazón, por ejemplo, tendrán que cargar un aparato durante por lo menos 1 mes, con el fin de detectar algún problema con el ritmo cardiaco que va conectada a electrodos adhesivos y evitar problemas por el uso.

Los investigadores pusieron a prueba esta “piel electrónica” en humanos y demostraron que el artefacto -que probaron en el brazo, el cuello, la frente, la mejilla o la barbilla de los pacientes- funciona 24 horas o más muy bien y que no irritaba la piel.

Además una de la prueba fue realizada para medir la actividad eléctrica producida por los músculos de las piernas y el corazón, sacando la conclusión de que este aparato iguala los resultados al igual que los sistemas convencionales que son usados hoy en día, que son electrodos, gel conductor y una cinta aislante.

Gracias a esta novedad y desarrollo de estas “pieles electrónicas” podrían tener una gran ventaja próximamente para las pruebas hospitalarias convencionales más complejas o en los casos de que el paciente no se sienta muy cómodo por el sistema, siendo una de las razones del porqué fue desarrollado.

Vía ScienceMag

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *