Ha sido creado el motor eléctrico más pequeño del mundo

Un grupo de científicos de Estados Unidos ha podido crear lo que es el motor eléctrico más pequeño del mundo. En donde éste es de tan sólo una sola molécula y mide una milmillonésima de un metro de diámetro, es decir, lo que equivale a unas 60 mil veces más pequeña que un cabello humano.

NanotecnologíaEste estudio y posterior investigación, fue realizado por los científicos de la Universidad de Tufts, y ha sido conocido tras una reciente publicación en el sitio Nature Nanotechnology.

Este pequeño motor podría ser usado en la nanotecnología y también en la medicina, por ejemplo para suministrar ciertas medicinas de manera controlada en ubicaciones específicas, tal como informa el diario BBC.

Mientras que el grupo de aventurados científicos e investigadores, tienen la idea de presentar este curioso motor eléctrico al Libro de los Récords Guinness.

“En la historia de la humanidad y la creación de nuevos motores, han habido muchos avances, como es el caso de los hechos con moléculas alimentados por luz y por reacciones químicas, pero ésta es la primera vez que se ha logrado desarrollar un motor molecular de propulsión eléctrica con una sola molécula, menciona Sykes.

¿Cómo fue posible que lo crearan?

Todo el equipo liderado por Sykes utilizaron en un primer momento un microscopio especial que recurre a un haz de electrones en vez de un haz de luz para observar el comportamiento de las moléculas.

Posteriormente en una placa de cobre, ubicaron una molécula que contenía azufre, átomos de hidrógeno y carbono. En donde el átomo de sulfuro actuó como el eje central.

Diagrama de funcionamiento del motor eléctrico

Diagrama de funcionamiento del motor eléctrico, en donde la molécula de sulfuro está situada sobre la base de cobre (color naranja) y posteriormente se le aplica electricidad haciendo que ésta gire sobre la base de sulfuro (color amarillo) - (C) Charles H. Sykes

Con la punta del microscopio electrónico canalizaron la carga eléctrica en el motor y, al mismo tiempo, tomaron imágenes de la molécula mientras ésta giraba. Al modificar ligeramente la molécula encontraron que se podía utilizar para generar radiación de microondas.

“Lo que tendremos que hacer ahora, es permitir que el motor haga un trabajo que podamos medir: añadirlo con otras moléculas, formar una fila para que funcionen en común y después observar la propagación de la rotación en la cadena”, declaró Sykes.

Vía: BBC

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *